miércoles, 24 de febrero de 2016

GRANDES DISCOS DE 1968. Los mejores discos de 1968.





LOS 15 MEJORES DISCOS DE 1968


Si fuera cierto que 1967 es el mejor año del Rock, 1968 es su inmediata continuación, cronológicamente y creativa, parece que seguían apareciendo bandas y obras que no anunciaban el fin de la época dorada del Rock, sino su mejor momento, 1968 fue un año de ruptura mundial, el mundo experimentó cambios notorios e irreversibles, sólo que los protagonistas del nuevo mundo, no eran los dirigentes, los estadistas y los dueños de las decisiones, apareció un nuevo contexto historico, las masas en muchos sentidos, los hartos de la guerra, las vanguardias del arte, los jovenes. las mujeres, una y varias revoluciones: culturales, sexuales, económicas, educativas, artísticas y políticas y esa irrupción del nuevo Rock en muchos rumbos del mundo fue el sello principal del año.






SONG TO A SEAGULL (JONI MITCHELL). Joni Mitchell era en 1968 la pintora que hacía canciones en Toronto donde estaba avecinada (nació en Alberta) o la cantante de música folk que pintaba, hoy es un icono de la cultura norteamericana, por su origen canadiense y su estrecha relación con el escenario musical estadounidense, desde niña se sintió atraída por ambas vertientes del arte y nunca se decidió sólo por una, supongo que en algún momento, decidió que no tenía por qué renunciar a nada mientras pudiera hacerlo.
Empezó a cantar en locales pequeños rondando los 20 años y de inmediato llamó la atención por tres cualidades poco comunes reunidas en la misma artista: su voz con gran amplitud de registros, su técnica para tocar la guitarra única y sus letras de gran calidad literaria y su poesía natural.

Se desplazó a mediados de los sesenta a Nueva York donde estaba el gran movimiento del folk vanguardista, allí la conoció David Crosby quien se convirtió en su protector, produjo su primer álbum con Joni, su voz y su guitarra, Crosby estaba impresionado con Joni y quería hacer un disco "natural", sin efectos especiales, arreglos o músicos invitados, al parecer se pasó de naturalista y el sonido salió un tanto viciado y hasta que fue remasterizado para borrar sonidos que se colaron en la grabación y que estaban en el ambiente se pueden escuchar como se pretendió en la grabación original.
Joni continuó con su trabajo pictórico y para conjuntar sus artes, ha hecho sus propias portadas de disco, la de "Song of seagull" fue la primera y desde entonces aparecen estas obras plásticas con doble función.
 
 




QUICKSILVER MESSENGER SERVICE (QUICKSILVER MESSENGER SERVICE). Este es su disco debut, uno de esos debuts por demás afortunados, como muchos otros en el rock, con músicos creadores de sonoridades nuevas, mucho empuje, inspiración y fé en lo que estaban haciendo y en el caso del rock de estas épocas se consideraba algo en verdad trascendental, mucho más allá de ganarse un buen varo. Desde "Pride of Man", la canción de inicio, el escucha sabe que está ante algo especial, los coros, las formas de cerrar cada estrofa, la utilización de las guitarras (en el Quick rasgo característico) le avisan que no va a escuchar más de lo mismo.
Y para que el goce vaya en aumento, se liga con "Light your mirrors", fina pieza de orfebrería musical con las guitarras otra vez resaltando inmensamente, ambas piezas de inicio preparan la entrada de "Dino´s Song", bella balada de esas simples pero que no les falta nada para conquistar al oído y luego un rolón inconmensurable que se llama "Gold and Silver", haciendo honor al nombre, más orfebrería en metales preciosos, esta vez en una pieza instrumental que devela todos los secretos del sonido Quick en lo que concierne al uso de las guitarras.
Y el cierre que mantiene la tensión placentera, la fuerza combinada con la delicadeza en dos piezas, la primera, otra balada muy roquera al estilo de la canción de Dino y la larguísima "The Fool", otra lección de como hacer piezas largas, al estilo del jazz, sin
ser aburridos, sin cansar y al contrario, generar el deseo en el auditorio de que jamás termine. 





OGDENS' NUT GONE FLAKE (SMALL FACES). El quinto álbum del grupo inglés formado y lidereado por Steve Marriott quien después también estuvo al frente de Humble Pie, es considerado por muchos, el mejor de toda la discografía de Small Faces y de su sucesor Faces, para muchos otros, como uno de los grandes álbums de toda la historia del rock y por si fuera poco, en su momento tuvo gran éxito comercial y llegó al número uno de las listas inglesas en 1968.
"Ogdens' nut...tiene la también la característica histórica de ser uno de los muchos álbums de rock que nacieron bajo el estímulo y la influencia de "Sgt, Pepper's Lonely Hearts Club Band", la obra maestra del rock y la música en general que abrió caminos como pocas y representó al espíritu de la sicodelia, sintetizado precisamente en la capacidad ilimitada de expandir la mente, el conocimiento, la percepción y los sentidos y estos atributos produjeron una música genial y revolucionaria sin la que no hubieran existido muchas de las manifestaciones artísticas desde la segunda mitad del siglo pasado, hasta ahora.








ODESSEY AND ORACLE (THE ZOMBIES)  Antes de Odessey... los discos de los Zombies eran una mezcla de canciones de sus dos compositores y covers de canciones famosas, pero en el que se reseña, por primera vez, todo el material grabado era propio y en su realización se conjuntaron diversos factores que le dieron su calidad atemporal: la calidad de Argent y White como armadores de canciones; el "momento de la época", pleno auge de la sicodelia que los hizo concebir, un disco de complejas estructuras y texturas musicales; la calidad que como instrumentistas tenían todos y cada uno de los muertos ambulantes y las armonías vocales insuperables que imaginaron y plasmaron.


De modo que hicieron una obra maestra de Rock-pop-sicodélico, fina y elegante, sobria y envolvente, una de esas que por mucho tiempo fueron subestimadas o llanamente ignoradas, pero que, al paso del tiempo, fueron revaloradas y situadas en el sitio correspondiente entre las mejores de su momento y de cualquier tiempo.
 





THE FAMILY THAT PLAYS TOGHETER (SPIRIT). The Family plays together, grabado en 1968, fue el segundo disco de la banda californiana Spirit, formada por Randy California, guitarrista excepcional, compositor y cantante; Ed Cassidy, baterista prófugo del ambiente jazzero que también tocaba teclados; Mark Andes, compositor , bajista y cantante y Jay Ferguson, percusionista y cantante.
El torrente de luz deslumbrante que produce The family... es, en resumen, la combinación acertada y genial de: el virtuosísmo de California, llevando con sus líneas melódicas y sus experimentaciones sónicas a cada canción por rumbos sorpresivos e impredecibles, es el elemento sin freno que ejerce su libertad sin cortapisas, la dirección del maestro Cassidy quien desde la batería y los teclados, contiene a las canciones, les da rumbo, estructura y forma, una especie de contrapeso al desbordado talento de Randy, el bajo exacto de Andes, uno de esos bajistas que convertían al bajo en instrumento solista y la inclusión de otros elementos, coros, arreglos de cuerdas, flautas, violín solitario, todo ensamblado de forma impecable.







MUSIC IN A DOLL'S HOUSE (FAMILY). Los músicos que conformaban la banda, eran todos multiinstrumentistas y esto les permitió una grabación de gran riqueza tímbrica, creada por instrumentos de todos los tipos, cuerdas, aliento, y percusión, que en piezas de estructuras complejas, daban a luz un sonido que hoy, sigue sonando un paso adelante, pero que en 1968, era algo extraordinario. El sonido de La música en la casa de muñecas, es una mezcla ecléctica, muy bien lograda de: folk, sicodelia, rock ácido y jazz y aunque en ese tiempo no estaba aún patentada la etiqueta rock progresivo, este disco era un anticipo muy claro.
Desde que empieza el disco, hay que reorganizar la mente porque no es posible entender nada con nuestro viejo cerebro maravillado con los Beatles, Rollings, Cream, The Who, e incluso Pink Floyd, todas ellas viejas glorias clásicas, tal vez la única banda emparentada muy lejanamente con ellos es Jethro Tull, pero el asunto es que, "Music in a doll's house" está impregnado de ácido lisérgico y mucho más, la voz de Chapman, por ejemplo, no sólo está cantando rock, en su voz hay teatro, literatura y poesía, de allí que la voz del susodicho tenga esa teatralidad única.
Y no se diga de las estructuras musicales, de la utilización de los instrumentos, de las músicas de cualquier espacio y tiempo, es una visión universal, irreverente, desencadenada y por desgracia, muy a menudo incomprendida, haz la prueba con tus conocidos y lleva un registro del tiempo que escucha el disco cada escucha y a ver cuántos lo escuchan completo y aún más, cuántos lo escuchan completo y algo transforma su vida. 







SUPER SESSION  (MIKE BLOOMFIELD & AL KOOPER).Mike Bloomfield y Al Kooper, se conocieron en la grabación de Highway 61 revisited, de Bob Dylan y de inmediato comprendieron que podían complementar sus talentos y formaron un dúo que hizo presentaciones sensacionales que afortunadamente han sido editadas y puestas a disposición del gran público, pero la grabación estelar de estos dos músicos la hicieron en 1968, acompañados por Steve Stills, la llamaron Super Session, porque estaba pensada como una jam session, como se llama en el jazz, a las sesiones musicales donde los músicos improvisan con sus instrumentos, en un ejercicio gozoso y lúdico.
Esta es la tónica del disco, hacer versiones de canciones de otros y combinarlas con piezas concebidas por ellos dos, entre las prestadas están Man's temptation de Curtis Mayfield; It takes a lot to laugh, it takes a train to cry de Bob Dylan, aparecida originalmente en el Highway 61...y Season of the witch, la inmensa pieza musical de Donovan, covereada en forma sensacional.
A este disco lo han considerado historiadores y críticos del rock como "la obra maestra del blues blanco" que ya es decir mucho, pues el blues hecho por músicos blancos ya tiene una larga historia y en ella hay grabaciones extraordinarias, el caso es que han pasado 47 años y sigue siendo reeditado, ¡sí lector, lo puedes conseguir en las tiendas de discos! y sigue siendo escuchado, por cincuenteros de preferencia, pero también por muchos melómanos jóvenes, una joya que no puede faltar en tu fonoteca, y si no tienes ni un disco rockblusero, empieza tu colección con este.






S.F. SORROW (THE PRETTY THINGS). "S.F. Sorrow" de 1968, considerado, la primera ópera rock de la historia, anterior a "Tommy", aunque sin los reflectores de aquella, pero con una consistencia y calidad indiscutibles, música de rock imaginativa y emotiva en un formato hasta entonces virgen y que requería, solvencia compositiva y ejecutiva, elección inteligente de los elementos a combinar y el espíritu de la época, libre romántico y amoroso; colorido, rebelde y futurista.
La historia no tiene nada de extraordinario: los orígenes comúnes de Sorrow, quién casualmente o premonitoriamente se apellida "dolor o tristeza", lo llevan a conocer la injusticia en la fábrica del pueblo, el amor que resulta de un enamoramiento y los planes juveniles de matrimonio se ven frustrados y la desilusión lo llevan a participar en la guerra, sobrevive a ella y a su regreso emigra al parecer a América y cuando su prometida va en su búsqueda, el globo en que viajaba estalla y ella muere.
Si la historia no es un portento literario, la música ideada por los Pretty, tiene la audacia de explorar estructuras musicales que los colocaron como inovadores en el ambiente revolucionario que permeaba a toda la música juvenil británica y esta característica convirtió a S.F. Sorrow en una obra fundamental en el rock británico, en el rock de cualquier época y aunque no ha recibido aún el reconocimiento justo, ha sido revalorada, reeditada y conocida por más melómanos, de modo que otras generaciones están conociéndola.






TRILOGY FOR THE MASSES. (FORD THEATRE). Ford Theatre, la banda de rock sicodélico oriunda de Boston Massachusetts adoptó el nombre del famoso teatro de Washington donde fue asesinado Abraham Lincoln, presidente de Estados Unidos en 1865, a fines de la década de 1960 la banda se formó con músicos incorporados de lleno a la sicodelia, desde el nombre, buscando originalidad, hasta el sonido que no era el conocido de la Costa Oeste, sino el que se llamaba sonido bosstown, característico de Boston.
"Trilogy... fue compuesto y grabado como historia continua, o lo que empezó a ser llamado Rock Ópera, en el año del nacimiento de estas formas y aunque parezca una banda más, tuvo un éxito modesto que para muchos críticos estaban destinados a ser un grupo excepcional que iba a hacer historia, por razones que ignoro, Ford Theatre sólo grabaron dos discos de gran calidad que extrañamente fueron publicados en México donde tenían muchos seguidores y la famosa pieza llamada "I've got the fever", programada en las estaciones radiales fue muy conocida.
Con el tiempo ambos discos han sido revaluados por melómanos que han accedido a ellos difundiéndolos en la red y otros medios, yo he tratado de conseguir reediciones de esos discos en CD sin ningún resultado, ignoró si la razón es que sólo existen en LP, pero parece que así es.







IT'S ALL ABOUT (SPOOKY TOOTH). A primera escucha, se destaca el órgano de Wright, imposible no notarlo, y la influencia de la música sacra, entre la religiosa y el gospel, blanco y negro en perfecta armonía y a continuación la voz de Harrison, sin duda uno de los grandes vocalistas de la época y aún no reconocido debidamente, pero esta mancuera brillaba y adquiría movimiento al entrar en contacto con la otra, la base rítmica tocada por Kellie y Ridley ¡qué aportación increíble!, un tanto agazapada, muchas veces oculta pero indispensable en la amalgama.
Y la guitarra de Grosvenor en este primer disco, daba la impresión de escaso protagonismo, al contrario de la mayoría de los grupos del momento, todo era cuestión de que tomara su turno porque cuando esto aparecia, teníamos a un guitarrista sobrio y de excelsa técnica, está claro que el compositor principal era Wright y no se si por el liderazgo que éste ejercía, pero Grosvenor además de su aportación guitarrística, era el segundo compositor, pero todos tenían su parte en la composición, parece que eran un equipo de alta competencia.
Su disco debut es mayoritariamente compuesto por los Spooky y estaba equilibrado con varias piezas ajenas reinterpretadas por los Tooth: "Society's child" de Janis Ian, "To much of nothing" de Bob Dylan, "Tobacco road" de Loudermilk, en versión extraordinaria que fue muy comentada y escuchada, más por último, "The Weight", la clásica de The Band, que en la versión americana aparecia y en la británica no, la decisión fue acertada para la aceptación del disco en Norteamérica, esta buena costumbre de versionar canciones conocidas la mantuvieron en sus discos posteriores.








VINCEBUS ERUPTUM (BLUE CHEER).Ese mismo año pero al otro lado del Atlántico, en la cuna del Rock sicodélico, San Francisco California, nació una banda memorable, venerada y para muchos, precursora de un género histórico, ni más ni menos que el heavy metal, recalcando que antes de Black Sabbath, eran tercos, iban contra la moda, fuera de la corriente principal y para muchos primitivos, fueron la primera agrupación que afinaba sus guitarras más graves que lo usual y eran también un trío elemental, casi minimalista.
Como power trio, se hicieron famosos en sus presentaciomes, no tenían más que lo indispensable: bajo, guitarra, batería y voz, no necesitaban más que Rock, sicodelia elemental y Blues, para estar seguros de dónde pisaban el suelo y mucho ruido, hasta ser conocidos como la banda más ruidosa del mundo, era la respuesta al elaborado y exquisito Rock británico y nadie les negaría su aportación al Punk y al todavía futurista Grunge, lo cierto es que se ganaron una reputación indiscutible, una fama increíble y un recuerdo de que la rebeldía es naturaleza del Rock.
Y a propósito de discos debutantes del '68, los Blue Cheer empezaron su carrera discográfica con esta grabación que inicia con la inmensa reelaboración de la clásica del genial Eddie Cochran, "Summertime Blues" y para muchos que en esa época los escuchamos, creíamos que era su canción, fue el pasaporte para ser reconocidos en todo el mundo, pero eso no era todo, el disco amplió las percepciones, equilibró a las corrientes, endureció al Rock y se convirtió en un clásico inmediatamente.







BORN TO BE WILD (STEPPENWOLF). Steppenwolf es la derivación de la banda Sparrows de Toronto y al trasladarse a San Francisco dejaron el Blues y empezaron a tocar folk, la metamorfosis producto de encontrar un estilo propio los llevó a endurecer su sonido e ingresar a las nacientes filas del hard rock, género que iniciaba su época dorada.
El estilo definitivo del Lobo Estepario, nombre que tomaron de la célebre novela de Hermann Hesse muerto en 1962 y canonizado por los hippies y jóvenes rockers, se definió como una mezcla de Blues y Rock duro, dos rasgos lo hicieron destacar: la voz de John Kay y el sonido duro que conseguian los guitarristas Kay y Michael Monarch junto con el bajo de Rushton Moreve; el instrumento que le daba cuerpo al sonido era el órgano de Goldy McJohn, todos encuadrados en el ritmo que marcaba la batería de Jerry Edmonton y cuatro músicos cooperaban con los coros, no hacía falta más para tener un sonido atractivo, sin complicaciones y muy honesto.








TRAFFIC (TRAFFIC).  Otra joya del año 1968 es el segundo disco de Traffic, con un cuarteto de lujo: Dave Mason, Steve Winwood, Chris Wood y Jim Capaldi, Steve el niño genio era la carta fuerte, pero sus compañeros no eran figuras decorativas, Capaldi el encargado de los tambores y percusiones de todo tipo hacía aportaciones a las composiciones con mucha presencia, sobre todo haciendo mancuerna con Winwood, Mason tenía mucha facilidad para imaginar canciones, con melodías y sus respectivas armonías muy afortunadas y Wood quien participaba poco en la composición era un músico fino y virtuoso que con la sección de los alientos, daba a la banda un sonido único, no es gratuito, Traffic era una banda fuera de serie y con ellos hacían su propia revolución en el Rock Británico.








THE SOFT MACHINE Volume 3 (SOFT MACHINE). Soft Machine, el grupo de culto, precursor del Rock Progresivo y con una duración de varias décadas, debutó en la grabación de discos en el año de 1968, sus fundadores provienen de la escena de Canterbury, esa rama del Rock Británico de fines de los sesenta que dejaron una estela y un estilo muy reconocible, sus miembros eran el trío que se hizo célebre como músicos vanguardistas que no sólo estaban en la corriente sicodélica, sino también el  Jazz y otras experimentaciones que desembocaron en el Rock Progresivo Inglés.
El que destacó desde el principio fue Kevin Ayers que pronto salió de la banda e inició una carrera de solista con albums memorables y celebrados como obras trascendentes de un músico con talentos especiales, él y sus compañeros Waytt y Ratledge junto con Hooper compusieron estas piezas oscuras y surrealistas, ácidas y experimentales, llenas de magia y energía, la obra completa de The Soft Machine es muy diversa con muchos músicos participando en ella, Wyatt y Ratledge estuvieron juntos en los tres o cuatro discos posteriores, este último pèrmaneció hasta 1975, toda la obra es muy interesante pero el debut, con la genialidad de Ayers es sin duda insuperable.
 
 




CHEAP THRILLS (JANIS JOPLIN). El '68 también nos trajo esta joya de muchos kilates, el primer disco verdaderamente contundente y nacido para pasar a la historia protagonizado por Janis Joplin, antes había participado en su disco debutante con su primera banda, una grabación muy dispareja, algunas piezas que anunciaban al gran acontecimiento y otras que no conectaban con los oyentes.
Janis ya estaba en San Francisco sumergida en el mundo hippie en contacto con la nueva música ácida y tal vez eso y su asombrosa voz la llevaron al Festival de Monterey, ella sorprendía a los nuevos públicos que la topaban y en los meses posteriores grabaron el segundo disco de la banda, en el primer mes se vendieron un millón de copias, el grupo había despegado y todos sabían que era Janis la que impulsaba el fenómeno, así que este clásico instantáneo martavilló al mundo, no hay mucho que agregar, se vendió entonces y sigue vendiéndose, se reedita de todas las formas y no deja de escucharse, si no forma parte de tu discoteca, estás cometiendo un grave error, apresúrate a corregirlo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario